Grand Theft Auto IV: comienza la guerra cultural

Desde que hace unos días saliera a la venta Grand Theft Auto IV nos hemos encontrado con reacciones de todo tipo. A diferencia de lo que ocurrió con San Andreas, sin embargo, se ha pasado de una condena unánime por parte de la opinión pública a una diversidad de opiniones que parece señalar el comienzo la aceptación de los videojuegos como algo más que una forma de entretenimiento para niños.

A continuación les dejo con una lista de noticias relacionadas (vía Gamepolitics) que nos ayudará a apreciar este importante momento dentro del conflicto generacional que se desarrolla en torno a nuestra afición.

1. Jack Thompson afirma que GTA IV es pornografía y que todos deberíamos ser condenados.

2. Jefe de policía declara que la mayoría de los jugadores saben que GTA IV es sólo un juego.

3. Experto en bandas callejeras afirma que juegos como GTA IV no son el motivo que empuja a los jóvenes a unirse a estos grupos.

4. Estadísticas del FBI demuestran que no existe correlación entre la popularidad de la serie GTA y los asesinatos de policías.

5. Crítico de cine de Los Angeles Times habla de GTA IV y el conflicto generacional.

6. Representante del sindicato de policías de Philadelphia condena GTA IV, pero sus compañeros de trabajo lo compran.

7. Veterano de la industria del videojuego declara que GTA IV es pornografía.

8. Miembros del parlamento neozelandés piden que GTA IV sea prohibido.

9. El alcalde de Nueva York y la madre de un policía asesinado condenan el videojuego GTA IV.

10. Madres Contra la Conducción Ebria condena la opción de conducir borracho en GTA IV.

11. Wil Wheaton declara que la polémica en torno a GTA IV “es ridícula”.

12. El psiquiatra John Robertson dice no comprender por qué los adultos quieren jugar a GTA IV.

13. Feministing condena la violencia contra las prostitutas en GTA IV. Sus lectores, divididos.

14. Jack Thompson condena GTA IV en la Radio Pública, acusando a Rockstar de haberle retratado dentro del juego.

15. Jack Thompson condena GTA IV en la cadena CNN.

16. Rockstar North afirma que “Escocia nos ignora”.

17. GTA IV, portada en dos periódicos generalistas (gracias, McManus)

Como habrán visto, la cantidad de noticias que está generando el juego es abrumadora, y esto es sólo una muestra. Sin duda, se trata de un fenómeno social y cultural por derecho propio.

Historias de Videojugadores: Chun Li

En 1991 apareció un arcade revolucionario que causó furor en los salones recreativos de todo el mundo. Se trataba de Street Fighter II, nombre que marcaría un antes y un después en los juegos de la lucha. Todos los que hemos crecido con esta serie tenemos una historia que contar sobre ella. Hoy hablaré de la mía.

Comencé a jugar a Street Fighter cuando tenía doce años. Todos los personajes me parecían fascinantes, pero no conseguía decantarme por ninguno en particular. A pesar de que Ryu y Ken eran los más equilibrados, y por tanto los más populares entre la mayoría de los jugadores, no terminaban de convencerme, por lo que cambiaba de luchador en casi cada partida. Cuando la máquina de mi pueblo llevaba funcionando sólo unos pocos días, no tenía ni idea de como lanzar un simple “hadouken” o realizar cualquier otro tipo de movimiento especial. Siendo todavía un niño, y teniendo en cuenta que hasta la llegada de Street Fighter no se había visto un juego de tal sofisticación, mi repertorio se reducía a puñetazos y patadas, que por otra parte solían bastar para derrotar a la mayoría de los jugadores de mi edad.

Un buen día, sin embargo, el equilibrio se rompió. Mi primo de once años escogió a E. Honda (a quien bautizamos inmediatamente como “Enrique Honda”) y pulsando repetidamente el botón de puñetazo ligero consiguió activar el primer movimiento especial. El resultado era un muro de manos infranqueable contra el que nada se podía hacer. Los golpes de E. Honda impedían cualquier ataque frontal, y cuando alguien intentaba saltar para golpearle por la espalda, las manos le alcanzaban incluso en el aire. Aunque un simple “hadouken” habría bastado para romper esa técnica, ignorábamos como hacerlo, y mi primo cosechaba victorias una tras otra. Hasta que un chico mayor que yo me aconsejó “prueba con la china”.

Continue reading

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores