¿Nos Afectan los Videojuegos?

videojuegodiabolico.jpg

Llevamos mucho tiempo preguntándonos si los videojuegos nos afectan y de que manera. Han corrido ríos de tinta con respecto a este asunto, pero creo que por fin he hallado una respuesta satisfactoria de la mano del profesor Henry Jenkins:

Todo lo que sé sobre medios de comunicación como académico especialista en un campo que he estudiado durante veinte años, apunta a que los medios son más influyentes cuando reafirman nuestras estructuras o creencias, y menos influyentes cuando las cambian. Esto sugiere que si un niño es previamente agresivo y vive en una cultura de violencia, los videojuegos pueden reforzar el nivel de agresividad que ya experimenta en su entorno. Pero nada sugiere que un niño que es normal, emocionalmente sano, que vive en un entorno feliz y que no haya sido expuesto previamente a la violencia, vaya a volverse agresivo simplemente porque juegue a un videojuego violento. 

Para un servidor, que ha consumido historias de violencia desde la infancia y no ha encontrado efecto alguno en su comportamiento, esta afirmación tiene perfecto sentido. Sin un trasfondo familiar problemático y una exposición real a la violencia, los videojuegos violentos difícilmente tendrán efectos en niño cuya realidad es otra.

El argumento de Henry Jenkins me pareció muy coherente en cuanto a la violencia, ¿pero qué ocurre cuando hablamos de otros aspectos como género o raza? Decidí ir a su blog y preguntárselo directamente:

¿Diría usted lo mismo con respecto a los estereotipos raciales o sexistas en los videojuegos? Me refiero a que si un niño ha sido educado en la igualdad de género, no va a cambiar su conducta porque juegue a un videojuego que contiene estereotipos sexistas.

Su respuesta, como podéis ver, fue:

Si, lo mismo ocurre con todas las influencias que se atribuyen a los medios de comunicación. Los medios son más poderosos cuando reafirman nuestras creencias existentes y menos poderosos cuando intentan cambiarlas. Por tanto, sí, en una cultura en la que predomina el sexismo, deberíamos preocuparnos por estereotipos de género, aunque en ese caso, los videojuegos serían sólo una fuente entre muchas otras influencias. En una cultura que se encuentra racialmente segregada, las representaciones de estereotipos raciales pueden tener un mayor efecto cultural debido a que no hay un contacto cara a cara entre las razas.

En resumen, los videojuegos no son sino una pequeña pieza en el complejo puzzle de la realidad, y sólo pueden tener efecto en un entorno que promueva los mismos valores. Esto confirma lo que todos sabemos: si educas a tu hijo en valores de igualdad, no tendrás que preocuparte de los mensajes que transmitan los videojuegos u otros medios de comunicación.

Como ya dije en otra ocasión, sin embargo, la propia naturaleza interactiva de los videojuegos impide con frecuencia la creación de narrativas complejas y personajes profundos, por lo que suelen ser menos envolventes a nivel emocional que otros medios. El jugador generalmente se preocupa más por la mecánica del juego (sobrevivir y avanzar) que por la narrativa o los personajes del mismo. De ahí que se haya considerado al medio por parte de algunas investigaciones como menos efectivo que el cine, la televisión o la literatura en lo que respecta a la transmisión de valores (positivos o negativos), pero quizá más eficaz para otro tipo de aprendizaje como habilidades abstractas en probabilidad, resolución de problemas o patrones de reconocimiento, entre otras.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Ha resuelto Jenkins la gran duda que todos teníamos sobre la influencia de los videojuegos?

About these ads

19 comentarios

  1. [...] ¿Nos afectan los videojuegos?videojuegosysociedad.com/2008/01/19/%c2%bfnos-afectan-los-vi… por Optimus_Prime hace pocos segundos [...]

  2. Bueno yo creo que lo que dice el doctor, es algo que todos sabiamos. Nada nuevo, no?

  3. Efectivamente, para los que llevamos toda la vida jugando no es nada nuevo, pero siempre viene bien que una autoridad como Henry Jenkins lo confirme. Los aficionados llevamos diciéndolo desde hace tiempo, pero no se nos hace mucho caso. Quizá esto ayude.

  4. Otro tipo de respuesta a la pregunta de si nos afectan los videojuegos, creo haberlo dicho ya, se encuentra en el fenomeno del modding, donde los jugadores expanden y hasta desafian los limites impuestos por el juego. Muchos mods demuestran que los videojuegos pueden inspirar a los jugadores. El videojuego en este caso, afecta al videojugador pero de una manera que los esquemas teoricos con los cuales se manejan muchos academicos y medios de comunicacion no alcanzan a comprender.
    En el caso de los mods, el videojuego actua como disparador de la creatividad del videojugador, de un modo similar a lo que sucede en el mundo del cine, la musica, la ciencia o la literatura donde lo que hacen unos le sirve de base a lo que hacen otros.
    Y esto sucede en los videojuegos porque al igual que la ciencia, la musica y la literatura son producto del accionar humano y por ende cultura.

  5. Buen apunte Augusto. Sólo añadiré que aquellos que no llegan a tener la habilidad suficiente para realizar mods han hecho guías sobre títulos determinados, fan fictions (relatos imaginarios basados en un videojuego o sus personajes), páginas web o incluso vídeos musicales a modo de tributo que pueden verse en youtube. Los videojuegos son, sin duda, una fuente de inspiración y creatividad.

  6. Hola, yo tambien estoy totalmente de acuerdo con lo que dice Jenkins, si tu entorno es normal por violento que sea el juego no tiene porque afectarte ni volverte más agresivo. Por cierto, muy bueno el blog ya te he añadido en el mio, si me añades tu al tuyo me harias un favor, gracias

    http:\\quemotor.wordpress.com

  7. Gracias por tu comentario y también por añadirnos a tu blogroll. Me temo que por desgracia, no podré devolverte el favor, ya que la política de este blog es situar únicamente enlaces relacionados con el tema principal de la página.

    Sin embargo, si tratas alguna noticia que hable sobre videojuegos de carreras y tenga repercusiones en el ámbito social y deportivo, la comentaré sin duda.

  8. Estoy de acuerdo en que los videojuegos nos afectan de una u otra manera derivando aspectos no tan positivos hacia las miradas ajenas. No es lo mismo crear y sostener adicciones como el tabaco, el alcohól, drogas y demás, sino que, más bien depende de la cabeza que procede de lo virtual a lo real, de lo ideal a lo constructivo. No es curioso que en el s. XXI estemos dando vueltas con la revolución digital y su deformación en la lengua que se habla y la forma de expresarnos, esto no se pudo erradicar, a menos que leyes constitutivas sean implementadas de forma exitosa.
    Y para el señor Daniel Juménez, le comento que hay casos en que han muerto personas por no medir el grado de horas que se pasaba delante de una PC, esto promueve una no limitación a lo necesario y, por consiguiente, dá lugar a un problema social, como la violencia intrafamiliar y el agravio en los mismos. Por lo tanto, me parece que ésta columna de opinión se merece de su punto de vista, ya que la concurrencia en dónde se está trasladando el asunto vá más allá de un asiento y una hora delante de una computadora.

    Saludos.

  9. Es cierto que falta el ángulo de la adicción para tratar completamente este tema, pero es algo sobre lo que escribí detalladamente en una entrada anterior y no quería volver a repetirme:

    http://videojuegosysociedad.com/2007/09/28/adiccion-y-videojuegos-online/

    El hecho de que haya adictos a un videojuego en particular y personas que juegan al mismo título pero no sienten dependencia alguna creo que puede decir más sobre los sujetos que sobre el juego en cuestión.

  10. Yo también suscribo la cita de Jenkins, y también basándome en mi experiencia personal: más de veinte años siendo “gamer” no me han convertido ni en un monstruo insensible a la violencia real (como ya escibí en su día), ni en una persona violenta. A lo mejor sí que soy una persona agresiva o irascible (el lenguaje que uso a menudo en mi blog parece denotarlo, según algunos), pero en mi descargo he de decir que quizá, sólo quizá, no tuve lo que se dice una infancia feliz, ni una adolescencia normal, o que sobre mí pesaron factores adversos, insuguridades, miedos y traumas que de verdad forjaron mi carácter. Para mí los videojuegos sólo fueron un pasatiempo al que dediqué más tiempo que a otros, y al que aún dedico una parte muy importante de mi tiempo de ocio. Aún es más: quizá a ellos les deba mis habilidades lingüísticas o mi capacidad de concentración y abstracción, al menos en gran medida.

    Perdona por hablar tanto de mí mismo, pero, como dijo aquel, cada uno cuenta la mili según le fue.

    Y al comentador que fima como “evoluciónespiritual”, decirle que, en el famoso caso de aquel “gamer” coreano que murió de puro agotamiento en una sesión maratoniana de juego online (creo recordar que fueron 72 horas sin comer, ni dormir, ni satisfacer otras necesidades básicas), estoy convencido de que ya partíamos de un problema social, emocional o incluso psicológico de fondo, y probablemente muy grave. Los videojuegos fueron el último clavo de su ataúd, no su verdugo. Es muy distinto.

  11. No pidas disculpas Sparky, si de ti sólo supiéramos que juegas a videojuegos, no tendríamos otros datos para pensar sobre el origen de la agresividad que dices tener, y la única respuesta posible sería tu afición.

    La agresividad, efectivamente, puede venir de muchos sitios, y en ese sentido la vida real influye infinitamente más que lo que se haga en el mundo virtual. Un chaval de las zonas más marginales de Harlem que no juega a videojuego alguno siempre tendrá mayores posibilidades de ser agresivo que un niño de un barrio de clase media que juega regularmente a videojuegos.

    Con respecto a la adicción, como también dices, el chaval debería tener algún problema previamente, porque ha habido millones de personas que han jugado a Starcraft (el título con el que se obsesionó) y por lo que sé sólo él ha acabado de esa manera.

    La adicción puede provocar trastornos familiares y sociales, pero no hay que olvidar que el ciclo también se da a la inversa: problemas sociales y familiares pueden a veces empujar a una persona a la adicción. Alguien que está atrapado en un trabajo sin futuro puede empezar a sentirse más cómodo en una existencia paralela que en su propia realidad.
    Hay muchas causas para la adicción a los videojuegos que no siempre pasan por la mecánica de los mismos, sino por problemas reales y externos a ellos.

  12. El gran error de muchos politicos, academicos, periodistas y muchos otros que se han dedicado a pensar el fenomeno de los videojuegos, reside en el hecho de que no logran comprender que la relacion entre el videojugador y su juego es dialectica, y no unilateral. Es solo desde esta perspectiva unilateral que se puede sostener que los videojuegos “nos afectan” siendo el jugador un ente pasivo que se limita a obedecer (y por ende aceptar) sin pensar el planteo que le ofrece el juego incluyendo todos los estereotipos sexistas, racistas o de cualquier otra clase que se le puedan adjudicar al juego en cuestion (siguiendo una logica que es por demas contradictoria)
    Lo cierto es que lejos de lo que se podria suponer desde la perspectiva unilateral vigente, el videojugador es un sujeto activo que es afectado por la experiencia que le ofrece el juego frente al cual reacciona con un estilo de juego. Contra lo que podria suponerse, en el caso de la adiccion tambien subyace un sujeto activo…

  13. Muy cierto. Cuando has mencionado que el jugador reacciona con un estilo de juego, me he acordado de una noticia que quizá sea un caso “extremo” pero creo que servirá bien como ejemplo:

    http://gamepolitics.com/2008/01/10/player-succeeds-at-world-of-warcraft-non-violently/

    Es sobre un jugador de World of Warcraft que se ha ido abriendo camino sin utilizar la violencia y sin matar criatura alguna. Si mi fuente no se equivoca ha conseguido llegar a nivel 70, que es el máximo en ese juego.

    Henry Jenkins es quizá el único académico que ha señalado la resistencia que los jugadores ofrecen hacia los contenidos que se le transmiten (ver su artículo sobre los “8 mitos de los videojuegos”).
    Aunque en general es, efectivamente, una perspectiva sobre la que se ha trabajado muy poco.

  14. Mi opinion sobre este tema es muy simple, supongo que a muchos de ustedes les sera facil de entender. Yo personalmente creo que depende de muchas cosas, entre otras, si el niño ah sido recientemente expuesto a la violencia. Nada sugiere que un niño sea normal, emocionalmente sano, o que vive en un entorno feliz y agradable. Supongo que aparte de eso, afectara el tiempo que el niño le dedique al juego, y sobre todo la edad que este tenga.

  15. Mi opinion es que influye mucho el entorno en la casa y los valores que el nino tenga recordemos que todo empieza aqui en la casa, y tambien el tiempo que el nino le dedique. bajo supervision de los padres dependiendo de la edad .Y el tiempo que los padres dediquen a sus hijos y a actividades con ellos para que ellos no recurran a los videojuegos por sentirse solos.

  16. Lo que influye son los padres.

    La religion, los valores, las creencias, la actitud y forma de ver al mundo, e incluzo la personalidad, todo esto lo tratan de moldear los padres en sus hijos.

    Pero cuando no estan es obvio que los niños buscan otras cosas para formarse, no solo los videojuegos, si no practicamente cualquier cosa.

    No importa el medio que usen, el punto es que buscan algo que sus padres no les dan.

  17. Me atreveria a decir que, el hecho de que un niño sea adicto a algo (en este caso a los juegos) no es culpa del objeto de su obsesion, ni del propio niño, si no que es culpa de los padres, almenos la mayoria de las veces.

  18. Me parece muy bien yo tambien concuerdo que los videojuegos no hacen daño si uno esta equilibrado emocionalmente…

  19. estoy totalmente en desacuerdo con utds. como se ponen a decir qe los videojuegos son buenos o malos dependiendo del estado emocional de la persona. estan completamente hipnotisados con ellos de eso estoy segura

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 54 seguidores

%d personas les gusta esto: